ION LUXURY ADVENTURE HOTEL en Reykjavik, donde el “todo” conoce a la “nada”