Rathmines es un vibrante barrio que se localiza justo bajo el gran canal que rodea el sur de Dublín, Irlanda, y es en esta área donde se encuentra una pequeña joya del interiorismo en rosa mexicano y verde esmeralda: el café Pot Bellied Pig.

El diseño a cargo de los creativos de Kingston Lafferty Design se enfocó en crear un espacio divertido y diferente que representara el original nombre y la amplia demografía del área urbana donde se ubica.

La inspiración del concepto rector es sencillo: el cerdo. Buscaron crear un espacio ‘hipster’ y moderno que brindara opciones tanto para llevar a casa o comer ahí,  y una zona al aire libre para disfrutar de las temporadas cálidas.

El resumen del diseño vincula a la marca con el nombre para atraer gente joven y amantes del ‘brunch’, por lo que la estética debía ser impecable.

El principal desafío fue las dimensiones del espacio buscando aprovecharlo al máximo creando múltiples experiencias, la solución fue crear una zonificación inteligente con cambios bruscos de materiales para delimitar cada área. KLD diseñó una instalación particularmente innovadora de iluminación tubular para la parte de entrada inicial de la cafetería.

La textura y el tacto eran imperativas para el diseño en general, para lo que KLD utilizó una mezcla de azulejos, latón, terciopelo, y cuero. La naturaleza y la vegetación se colocaron para realzar la paleta de rosa y verde. La limitada luz natural del edificio alentaron al equipo de diseño a agregar una gran cantidad de espejos para que la luz rebotara y reflejara el espacio, dando la ilusión de amplitud en el café. Una mezcla de cabinas con jaulas de terciopelo y otras más de cuero verde brindan asientos cómodos que genera una experiencia diferente. Los asientos de las diferentes zonas están diseñados para atender a todos, desde grupos, parejas, solteros y familias por la variedad de personas que visitan el barrio de Rathmines.

La instalación del tubo frontal se inspiró originalmente en el cerdo y, específicamente, en el hocico del mismo. Al agrupar varios tubos en el techo y agregarles iluminación (algunos en forma similar a la cola rizada del cerdo), la marca se reforzó a través del diseño, misma que tiene el propósito de enmarcar el proceso de fabricación del café, mejorando la experiencia de quienes piden su café por las mañanas.

En última instancia, este ambicioso proyecto estuvo enfocado al público joven en el altamente competitivo mercado de café/brunch, con el que el despacho KDL ganó el premio Restaurant & Bar Design dedicados al diseño de espacios de comida y bebida alrededor del mundo, lugares para el #ViajeroDelMundo.