Los viajeros alrededor de todo el mundo no pueden dejar de enamorarse de París. Pero el enamoramiento es mucho más dulce en el hotel Warwick de París. La ubicación por sí sola garantiza una experiencia digna del atractivo magnético innato de la ciudad y el romance atemporal. A pocos pasos de la avenida más hermosa del mundo, el hotel se encuentra en el corazón del centro de París, dentro del Triángulo Dorado, que abarca el Etoile, los Campos Elíseos y la Avenida George V.

Desde esas calles, la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo, El Museo del Louvre y muchas otras atracciones y tiendas de moda están a solo unos minutos. En el interior del hotel, podrás explorar el vestíbulo y un ambiente diseñados por Pierre Yves Rochon: elegante, ecléctico, acogedor e inconfundiblemente Warwick.