En 1999, los propietarios tuvieron la idea genial de hacer algo único, construir cada año un nuevo hotel de hielo en Sorrisniva. ¡Fueron los primeros en Noruega y los segundos en hacer un hotel completamente de nieve y hielo! Comenzaron con seis habitaciones y ahora tienen veintiséis habitaciones, cuatro suites decoradas, una capilla de hielo, una barra de hielo y una gran cantidad de obras de arte.

Desde el principio han mantenido su propia visión con identidad local y un nuevo tema cada año. ¡Todo hecho por obreros y artistas locales! Para construirlo, usan hielo de agua sin gas del valle, y la nieve es producida por el agua del río. Las formas del hotel se hacen paso a paso, y los increíbles constructores emplean unas cinco semanas de arduo trabajo para prepararlo todo.

Puedes pasear entre las esculturas de hielo hechas a mano o tomar una bebida de hielo. Absolutamente está hecho de pura nieve y hielo.

¡Explora el contraste entre mantenerte frío, mientras que el cómodo saco de dormir te mantiene caliente durante la noche! Es el lugar perfecto para quien busca  aventuras, así como los que anhelan la calma y la serenidad.

Durante tu estadía en el hotel de hielo y nieve, puedes experimentar la naturaleza que lo rodea, relajarte en un ambiente cálido en la sala de estar y disfrutar de una deliciosa con menú a la carta basado en la comida y las tradiciones locales.

Un hotel para disfrutar de las últimas semanas del invierno en el hemisferio norte, solo apto para el mejor #ViajeroDelMundo