Encargado por el rey de España para alojar a los dignatarios internacionales durante la exposición de 1929, el Hotel Alfonso XIII sigue siendo un lugar de interés cultural emblemático, situado en el centro histórico del barrio de Santa Cruz, junto a los Reales Alcázares y la catedral de Sevilla.

Tras una importante renovación, finalizada en 2012, la distinguida arquitectura del hotel y los detalles moriscos han sido enriquecidos y ahora muestran una herencia y un diseño andaluces adecuados para la nueva generación de viajeros.

La innovadora decoración del hotel, desde el lobby hasta el patio interno, refleja el estilo típico de Sevilla.

Este ambiente invade también el área de la piscina al aire libre y los jardines, lo que invita a los huéspedes a relajarse y renovarse bajo el cálido sol andaluz.