Situado en plena Barceloneta, en el Passeig de Joan Borbó 19, La Barra es un nuevo reto lleno de sabor a mar, con una puesta en escena espectacular, recreando sabrosos manjares marineros evolucionados.

La nueva apuesta del estrellado Michelin Carles Abellan es un restaurante de doble barra que apuesta por elaboraciones recién hechas, directo en muchos platos, en un espacio con 40 plazas en sala y 24 en la terraza.

Abellán fue el primero en conseguir una estrella para un restaurante de tapas creativas en el desaparecido Comerç 24; pionero entre los grandes chefs que dignificaron la oferta barcelonesa de croquetas o la ensaladilla clásicas desde su Tapas 24 (que sigue en expansión), explora la cocina barcelonesa en el Bravo del hotel W y la más canalla en el Suculent y la Taverna del Suculent, y tiene en pie un par de chiringuitos en la arena de la Barceloneta.

Postres golosos como las fresas con nata o el recuit de cerezas…vinos de propiedad en cuyos ensamblajes participa junto a conocidos bodegueros el sumiller de la casa: Antonio Lopo.

La dos barras nacen en un extremo del local y continúan en la calle, donde el comensal empezará a tomar sus aperitivos. El interiorismo lo firma Lázaro Rosa Violán. El diseño de imagen y el grafismo, Cristina Campoy. Como director, Tomàs Abellán, hijo del chef, y como jefe de cocina Arnau Muñio.

En La Barra de Carles Abellan, se come realmente bien, con una cuenta de entre 50 a 95 euros por persona y quedarás bastante satisfecho.