Nina Simone realizó un cover impresionante de la canción “Feeling Good”, compuesta en 1965 por Anthony Newley y Leslie Bricusse para el musical The Roar of the Greasepaint – The Smell of the Crowd. La ‘Alta Sacerdotisa del soul’, como fue apodada, llevó al tema a alcanzar un nivel de popularidad y aceptación muy grandes debido a la pasión con la que lo interpretaba, dándole a esta pieza sensualidad, personalidad y un estilo único.

“Feeling Good” interpretada por Nina Simone apareció por vez primera en la película Point of No Return (1993), un remake del clásico Nikita de Luc Besson.